Nits Orientals de Vic 2021: Día 3 (Hong Kong)

PELÍCULAS COMENTADAS FILMBSO
Tofu, el Petit Guerrer
Gingasaijor
Elisa’s Day
Shadows
Shockwave 2
✭✭✭✭✭✩✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✭✭✩
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩
✭✭✭✭✩✩✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✩✩✩
✭✭✭✭✭✩✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩

Llegábamos al tercer día de festival, jueves 22 de julio de 2021, y los platos fuertes de las Nits de Cinema Oriental estaban llegando, con la esperadísima secuela de “Shockwave” —y segunda película de Andy Lau del certamen— como fin de fiesta nocturno a la fresca que prometía, y no decepcionó en absoluto. Pero noa delantemos acontecimientos que antes hubo 4 largometrajes más, y una recepción.

Tofu, el Petit Guerrer

Aunque la película es totalmente china, en un esfuerzo conjunto de antiguos animadores de Pixar y Laika Studios (“Kubo y las tres cuerdas mágicas”), esta película de 2017 estaba programada con su título en catalán, pues se proyectó como sesión infantil directamente doblada a este idioma. Aunque su puesta en escena y su trailer dibujaban una especie de “Kung Fu Panda” a la china, con una semilla de soja con unas ganas tremendas de dominar las artes marciales, la verdad es que “Tofu, el Petit Guerrer” tiene un espíritu propio muy interesante y atrayente, pero que se desdibuja enormemente hacia el final —aunque el inicio del tercer acto sea verdaderamente sorpresivo e interesante—. No haremos spoilers, pero sí que diremos que la búsqueda de la iluminación y la inmortalidad gracias a las artes marciales es algo más literal de lo que podría parecer a simple vista, como descubriremos en el periplo de Tofu para lograr seguir los pasos de su maestro, quien logró dar vida y cultura a una comunidad de judías de la soja en las altas montañas. Una agradable animación CGI, un muy buen gusto para la comedia amable, y mucha pasión por la mitología y cultura chinas, son los tres ingredientes de un producto, eso sí, eminentemente infantil. La banda sonora de Tom Disher, aun sin muchos alardes, cumplió con su cometido ayudando a transportarnos al mundo de Tofu con una música simpática y llena de vida, como viene siendo marca de la casa de la animación oriental.

Gingasaijor

Y llegamos por tercera, y penúltima vez, al evento friki del día con la sección Akihabara, con la proyección del tokusatsu llamado “Bright Star Sentai Gingasaijor”, comúnmente llamado Gingasaijor. Y es que no pueden haber Nits de Vic sin su ración de producciones Giga, aunque esta vez fuera una subproducción de una subdivisión suya llamada Zen Pictures, donde el espíritu sentai (“de Power Rangers”, para los no eruditos en el tema) está intacto en todas sus facetas. Tanto las buenas como, por supuestísimo, las malas, igualmente disfrutables. Y quizá fue su ajustada duración de menos de una hora, y que acabase siendo un producto totalmente fiel al género, ni más ni menos —esas repetitivas secuencias de transformación son mi gran placer culpable del género—, pero al contrario de “Planet Prince” el día anterior, esta “Gingasaijor” fue muy entretenida, y con suficiente lore como para, entre las numerosas peleas “de pa sucat amb oli”, ofrecer giros de guión, arcos de transformación de villanos que logran redimirse con su sacrificio hacia nuestros 5 héroes, e incluso un montaje que jugaba con la no linealidad, tanto espacial como temporal. Yo personalmente la disfruté bastante: una gozada fan service de muy bajo presupuesto, pero gran respeto por el formato.

No sé si la siguiente película mantuvo el nivel —realmente esto era una doble sesión junto a “Special Agent JK Rinne”,— ya que invitados y acreditados tuvimos que abandonar L’Atlàntida al acabar “Gingasaijor” o nos perderíamos la…

Recepción de la HKETO

… en el ya tradicional Casino de Vic, donde se presentaron las 8 producciones de Hong Kong presentes en esta edición, se lamentó de nuevo la no presencia de Andy Lau en la capital de Osona para poder recibir su premio honorífico, pero sí se celebró la presencia de Yoshihiro Nishimura y la entrega, la noche anterior, del otro premio honorífico del festival y asistiendo a la recepción. Tradicional evento de cada año ya, la recepción de la Hong Kong Economic Trade Office de Bruselas incluyó un pequeño refrigerio y los parlamentos de las autoridades, algunas online por el Covid.

Elisa’s Day

La recepción con la HKETO marcó indiscutiblemente una línea fronteriza entre los formatos cinematográficos del día; y es que por la mañana habíamos visto cine infantiloide y amable, la tarde prometía destinos oscuros y productos de gran peso trágico, empezando con la incontestable “Elisa’s Day”. Y es que el aparente costumbrismo del caso de posesión de drogas llevará a un policía a punto de jubilarse a enfrentarse a la joven arrestada, un caso policial que llevó veinte años atrás les relacionará de forma fatídica, cuando ella era una inocente niña hija de una pareja de enamorados incapaces de lograr una vida estable. Elisa’s Day” es una historia basada en hechos reales y que aúna tríadas, prostitución, vidas perdidas, amores imposibles, infancias turbulentas y redenciones tardías es toda una montaña rusa emocional impresionante que huye del clásico cine de acción de Hong Kong para presentar una suerte de tragedia griega oriental de ritmo quizá demasiado sosegado pero que logra no dar descanso emocional alguno al espectador. Opera prima de Alan Fung, peca de ser demasiado literal y de remarcar demasiado toda la información, pero sin duda es un drama que sabe muy bien adónde va, y qué pretende contar. Como la notable música de Tats Lau, que si bien es sencilla en aplicación, sus melodías a piano transmiten la melancolía y la perdición constante en la que se ven sometidos los protagonistas. Eso sí: aunque dura menos de 2 horas, le hubiera ido mejor ir más suelta en metraje y no haber superado los 90 minutos para ser más llevadera.

La sesión empezó antes con “The Witch I Love”, un cuento de hadas urbano muy intimista y muy buen rodado, sobre un niño que conoce a una bruja, de quien se enamora perdidamente cuando ésta le da un caramelo. Desde ese momento, cuando nace entre ellos un vínculo imposible, prometen verse cada 10 años. Lleno de realismo mágico en sus diez minutos, “The With I Love” es una reflexión muy contundente sobre el paso del tiempo, pues la joven bruja, como buena inmortal, verá al joven ir creciendo hasta ser un anciano… e incluso más allá.

Shadows

Las Nits de Cinema Oriental de Vic se caracterizan por poner en su programación películas de muchos países y muchos estilos cinematográficos: desde dramas a comedias, pasando por acción e incluso terror. Pero “Shadows” va más allá y se convierte, por méritos propios, en el primer gran blockbuster en lo que llevamos de festival, envuelto en una trama oscura y de tintes de thriller psicológico realmente atrayente, con una factura impresionante y un ritmo endiablado. Y todo ello en 90 minutos. La premisa, además, no puede ser más sugerente: una psiquiatra con el poder sobrenatural de entrar literalmente en la mente de sus pacientes investiga el caso de un trabajador social que ha matado a su familia y luego se ha suicidado. Poco a poco se dará cuenta que hay otros casos similares con un nexo en común: iban al mismo psiquiatra; uno con el que nuestra protagonista ha rivalizado oficialmente sobre si el mal es genuino o si puede inducirse.

Sin embargo, lo que en sus primeros dos tercios es una atmósfera realmente inquietante (con una fotografía y una música que recordarían a una versión anfetaminada de “Seven”), en su parte final se cae como un castillo de naipes y se transforma en una bajadas a los infiernos de la propia protagonista. Eso de por sí no sería malo, si no fuera porque el caso policial queda dejado totalmente de lado, y sin mostrar lo que parecía iba a ser el clímax del film: entrar en la mente del psiquiatra rival y ver qué esconde. No es que “Shadows” tenga un mal final, o sea mala película, de hecho es al contrario; pero su desenlace no guarda relación alguna con lo construido durante los 60 minutos anteriores, y eso es una lástima pues el film tiene un potencial enorme y se me antoja desaprovechado.

Shockwave 2

Y si el dúo hongkongués de “Elisa’s Day” y “Shadows” había sido potente, quedaba sin duda lo mejor para el final. Una deliciosa cena cantonesa en la Bassa dels Hermanos, la imperdible y relajante exhibición de Tai Chi…

y el pase al aire de “Shockwave 2”, secuela del excelentísimo film de acción de 2017 (justo antes de que esta web naciera) y que no sólo mantiene el nivel de su antecesora, sino que puede afirmarse sin pudor que lo supera, con creces. E incluso puede verse sin haber visto la primera entrega, lo cual es curioso. Con un guión plagado de elipsis temporales, giros de guión realmente sorprendentes, una trama digna de una “Mission: Impossible” de Tom Cruise y una tensión digna del trabajo de nuestro protagonista, un legendario artificiero de la policía encarnado por Andy Lau, el film empieza dejando sin aliento para luego empezar a construir un drama totalmente crítico con la sociedad y los estamentos policiales que desembocará en un juego macabro sin moral y sin tregua.

Es simplemente brutal, todo un espectáculo donde la música de Mak Chun Hung, compositor de la primera “Shock Wave”, es una montaña rusa de fuegos artificiales que eleva a catarsis el film de Herman Yau, que ha demostrado un gran pulso tras las cámaras en esta saga de 2 películas. El mejor film de acción del año, y no sólo de Hong Kong. “Shock Wave 2” es un festival en sí misma, y menudo lujo poder haberla disfrutado en un sitio tan especial como las Nits de Cinema Oriental de Vic. Así sí.

Deja un comentario