#ElFilmSemanal: The Lion King (2019)

#EnUnTwit: ✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩

Es complicado tener que hablar de un remake cuando es sobre una de las obras cumbre del estudio Disney, a pesar de ser en su momento una clara segunda opción cinematográfica (apostaron más por Pocahontas, más tradicional del estudio). The Lion King (1994) es de esas películas de animación que devienen “algo más”, tanto en mensaje como en animación y sobretodo en música; nada sería lo mismo sin Timón, Pumba y su Hakuna Matata ni Elton John, però tampoco sin ese involdidable primer contacto con el film -la voz de Lebo M entonando el ya eterno Nants ingonyama bagithi Baba-, colaborador en la partitura junto a Hans Zimmer justo dos años después de su primer encuentro en la banda sonora de The Power of One (1992). La historia de Simba, la primera de la que presumían en Disney de que fuera una historia original basada en Hamlet (aunque la sombra de Kimba el León Blanco de Osamu Tezuka sea demasiado alargada) es divertida, emotiva, triste y evocadora. Perfecta, ya no sólo hace 25 años sino aún ahora. Por eso es complicado. Este remake de 2019 sale mucho más airoso de lo que cabría esperar, pero la etiqueta de “innecesario” planea sobre él sin remedio.

#EnProfundidad

Técnicamente es impecable, con un apartado visual CGI, heredero del que el mismo Favreau orquestó para el remake del The Jungle Book (2016) también de Disney. Sin temor a equivocarme es lo más cercano hasta la fecha a ver dramatizado un documental de National Geographic. Incluso esa animación hiperrealista logra sortear el uncanny valley en la gran mayoría de situaciones salvo en primerísimos planos. Pero a efectos prácticos del espectador medio es lo único que este film aporta a la versión animada de 1994, incluso como algo “peor” para algunos, ya que el tono del film se ha visto obligatoriamente serenado. Las expresiones y las características exageradamente humanas en entes no humanos quedan genial en la animación tradicional 2D e incluso en la 3D que Pixar domina ampliamente. Pero Favreau juega en otra liga, la de animación “real”. Y en esta liga no queda bien unos Zazu o Rafiki hiperactivos, unas hienas como personajes bufones, o unos Timón y Pumba hippies y bailando el hula-hula, así que su equipo ha optado por unos personajes que mantengan el espíritu pero haciendo más alocadamente verbales y no tan físicos.

46248303_255659375113799_5795980755422931347_n

Igual ocurre con los momentos musicales. Sí, se mantienen todas y cada una de las canciones de Elton JohnTim Rice, e incluso los acertadísimos arreglos musicales que hizo Mark Mancina han sufrido pequeños cambios. Pero no las coreografías del film durante su presencia, que se han convertido por algo más afín a un documental de animales dramatizado. Por ejemplo, en I Can’t Wait To Be King un Simba haciendo muecas, un Zazu sonándose con la oreja de un elefante, o un zigurat de hipopótamos y jirafas quedan demasiado discordantes con una puesta en escena visual tan solemne, con lo que el zigurat se ha cambiado por crías de cebras e hipopótamos corriendo con ellos. La única canción que ha sufrido cambios es Be Prepared, convertida aquí en un soliloquio declamado por Scar quitando (en mi opinión acertadamente para el tono) la parte de las hienas cantando desfilando en plan nazi. Y hablando de canciones, oportunidad perdida de haber incluido Lea Halalela en el film, que no deja de ser el leitmotif que Hans Zimmer desarrolló para Simba adaptado a canción por Lebo M.; pero Disney ha decidido ir por otros derroteros más comerciales y de carrera hacia los Oscar con una nueva canción, compuesta y cantada por quien pone voz a Nala, Beyoncé, pero que ni sabe encontrar el tono de la película ni parece intentarlo, al igual que ocurre con Never Too Late, una nueva y totalmente prescindible tonada de Elton John que suena en los créditos del film.

Y hablando de Hans Zimmer y de la espectacular partitura que le ha valido el por el momento su único Oscar, ésta ha sido inteligente retrabajada, aportando material nuevo, muy del estilo de David Arkenstone (manteniendo siempre el material original por bandera), y actualizando el sonido al nuevo tono del film, más solemne, frío y oscuro. El resultado es la misma partitura, pero con un lavado de cara más hacia The Prince of Egypt (1998) y The Last Samurai (2003) que hacia The Dark Knight (2008) o Inception (2010),donde Zimmer logra dar un protagonismo narrativo al leitmotif de Mufasa que no tenía, aunque eliminando casi por completo el de las hienas y el del poder de la manada (dejándolo para la intacta secuencia final).

5d32112c36e03c64aa39e436-750-375

Por lo demás, este The Lion King 2019 es un remake absolutamente idéntico en cuanto a historia, situaciones y acontecimientos. Si nos dejamos llevar por esa tangible innecesidad de este remake es fácil criticarla por comparación, así que prefiero ceñirme a esta película como película, y como película funciona. Visualmente es hipnótica, y es más solemne, más fría, más oscura; sólo por eso merece un reconocimiento. Pero la valentía del film se ve truncada cuando debe mantenerse fiel a la original, generando cierta discordancia en un tono que, si bien se ha aderezado bajando el nivel cómico de algunos personajes, es seriamente dañado por las canciones existentes (y escenas relacionadas) más infantiloides de Elton John, y sobretodo por las nuevas, innecesarias y disasociadas. Y esta disonancia, irremediablemente baja puntos.

THE LION KING 2019
(USA, 2019; dtor: Jon Favreau)
Tono
Guión
Montaje
Actores
Sonido
Música
Foto
Visuales
✭✭✭✭✭✩✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✩✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✭✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✭✩✩
✭✭✭✭✭✭✭✭✭✭
GLOBAL
✭✭✭✭✭✭✩✩✩✩

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s